El Campus de Lenguas de Mahdia en la televisión
Escrito por Asma Souissi y Hejer Sadfi   
Miércoles, 04 de Agosto de 2010 22:34
El lunes, día 2 de agosto, el Campus de Lenguas, fue invitado a la emisión televisiva "Misk Ellil" en el canal principal, para este evento habíamos preparado algunas representaciones: una de salsa con los animadores Wajdi Ghozzi y Souha Dkhil, otro de flamenco con Rachida Bilguesmi y otra de cante con una banda en lo cual formamos parte (Hejer  Sadfi y Asma Souissi) y con Ágata Arranz, Wale Saidi, Najla Ayadi, Olfa Abdlwali, Sarah Chahbi, y Rubén Tamboleo.

 

Hemos salido de Mahdia a las cuatro de la tarde, un viaje que duró 3 horas y media con una pausa en una estación de descanso.

El ambiente que reinaba en el autobús fue generalmente relajado, pero también estresante para algunos por la aparición en la televisión tunecina.

Una vez en el estudio en Túnez, el personal fue muy atento a nuestras necesidades, pero el problema es que no tuvimos mucho tiempo para prepararnos.

En el estudio conocimos al presentador "Afif Frigui" que fue muy amable; el problema es que había mucha gente (estudiantes del campus de lenguas de la Mahdia del español e italiano, y del campus de lenguas de nebel estudiantes de inglés).

Empezaron con la salsa que fue una maravilla ; Souha tan graciosa y Wajdi con su dinamismo palpable .

 

La representación de cante siguió con la canción "A Galopar" del poeta Rafael Alberti y cantada por Paco Ibáñez, y a pesar del estrés y del estrecho espacio que tuvimos, la adaptación fue un éxito. Al mismo tiempo el presentador tuvo una entrevista con  nuestro Director del Campus Nejib Ben Jemíaa, y con nuestros profesores Maimouna Hached, Hela Guellouz, Heidi Ouesleti, y pusieron unos reportajes del Campus.

Además, Rachida hizo una perfecta coreografía de su baile.

Después los italianos terminaron con una obra de teatro cómica.

A las doce de la noche salimos del edificio de la televisión para volver a la residencia, en el camino de la vuelta casi todos los estudiantes estaban dormidos, salvo los profesores que intentaron divertirnos hasta llegar finalmente a las cuatro de la mañana.