La educación para la paz y la tolerancia
Escrito por Mariame Oukhay, Anissa Sallami y Houda Bastouri   
Miércoles, 04 de Agosto de 2010 23:17

La cultura de paz se caracteriza por la búsqueda colectiva de un modo de vida que contribuye a construir un mundo más justo y solidario en beneficio de toda la humanidad.

La educación para la paz y la tolerancia necesita un gran empeño para  que nos da sus frutos. Lo que es más difícil es como podemos realizar esta educación para  la paz y la tolerancia y ¿cuáles son los obstáculos que impiden su cumplimiento?

 

                La paz y la tolerancia son dos términos filosóficos y son igualmente dos valores importantes para el ser humano desde el inicio de la vida, por eso es importante que nos ayudemos para realizar estos dos valores a través de la educación. Estos principios no son opciones  sino una necesidad que toda institución educativa deba asumir. Estos valores fundamentales llaman a otros más,  como la justicia, la democracia, la solidaridad, la convivencia, el respeto cooperativo, la racionalidad, el amor a la verdad etc...

               La sensibilización para mejor entender estos valores puede ser aplicada a través de los sistemas educativos por el diálogo, el intercambio y el comentario entre los alumnos y los profesores sobre los problemas mundiales más preocupantes como las guerras, las catástrofes mundiales, el hambre, la violencia y la injusticia…

La educación es una preparación de la reflexión moral para construir la comunidad, por ejemplo, en la misma clase podemos encontrar diferentes culturas, lenguas, religiones y colores y esto lleva preparar al alumno tolerante.

               La familia es un núcleo importante  que ayuda a la realización de la paz y la tolerancia cuando se  educa bien  a los  hijos. Desde la infancia, el hombre aprende muchos valores conforme a la conducta de sus padres que le ayuda a forjar su  personalidad y que le permite a tratar al otro con tolerancia y con espíritu pacífico.

Además, la sociedad desempeña un papel importante para el cumplimiento de estos valores.

                La política también tiene un impacto extensivo sobre la educación para la paz y la tolerancia, por supuesto necesitamos una política justa que trata al hombre como un ser digno que tiene derechos y deberes. Eso ofrece al ser humano los sentimientos de la seguridad, tolerancia y justicia y le permite vivir en paz con los demás.

                  Sin embargo, este sueño se opone con  muchos obstáculos, por ejemplo, la inconsciencia humana de unos que se manifiesta en algunas actitudes de no respetar al otro, también, no hay condiciones adecuadas para mejor sensibilizar a la gente para vivir juntos y en paz. Hay otra barrera que impide la divulgación de la educación para la paz y la tolerancia que consiste en los perjuicios que impiden la comunicación y el conocimiento del otro lo que provoca  la intolerancia,  los conflictos entre las personas y las guerras entre los países…

El obstáculo más duro es el egoísmo de unas personas que creen que son superiores a los demás, lo que les da un sentimiento de orgullo que provoca el desprecio del otro como ser indigno y que no merece respeto. 

              Para concluir, podemos decir que los medios de la educación para la paz y la  tolerancia son varios, cuyo objetivo principal es favorecer la participación de todas las personas para resolver los problemas  globales a pesar de las diferentes dificultades. Lo más cierto es imprescindible hacer mucho más esfuerzo para mejor preparar a  los ciudadanos del mundo para realizar este sueño y vivir en paz y tolerancia.